Afganistán regresa a las milicias y a un antiguo y caótico camino

Afganistán regresa a las milicias y a un antiguo y caótico camino

Preocupados por la ofensiva de los talibanes, los agentes del poder regionales están nuevamente reclutando y armando milicias voluntarias. Pero algunos temen que la solución rápida lleve a un colapso más amplio.


Thomas Gibbons-Neff y

MAZAR-I-SHARIF, Afganistán — Omid Wahidi nació después de que Estados Unidos invadió Afganistán en 2001. Su infancia, en su mayor parte, fue pacífica. Su familia cultivaba berenjenas, tomates y quimbombó en el norte del país. Recuerda a las tropas extranjeras arrojándole libros cuando salía de la escuela.

El Sr. Wahidi, con su complexión delgada y su cabello castaño, ahora lleva un rifle de asalto: el Kalashnikov de metal y madera que durante las últimas dos generaciones de conflicto en Afganistán se ha convertido en un accesorio sombrío. Es probable que el arma tenga el doble de su edad, pero la porta como si la supiera, a pesar de que la primera vez que apretó el gatillo en la batalla fue hace solo unas semanas.

“No pensé que tendría que pelear”, dijo, su peso cambió bajo el aumento de temperatura de la mañana de este mes.

El rifle que borró los últimos vestigios de la infancia de Wahidi es un subproducto de los últimos dos meses de alarma cuando una ofensiva talibán se extendió por todo el país. Wahidi es uno de los muchos afganos que han sido arrastrados por una campaña de reclutamiento de milicias mientras las fuerzas gubernamentales luchaban por mantener a raya a los talibanes. Cientos de voluntarios se han levantado en armas alrededor de Mazar-i-Sharif, el centro económico del norte cerca de donde vive el Sr. Wahidi, para proteger sus hogares y, a sabiendas o no, los intereses comerciales de los señores de la guerra y los agentes del poder que organizan la milicia. movimiento.

Estas milicias no son nuevas y han tenido muchos nombres en las últimas dos décadas, a menudo bajo los auspicios de la propiedad del gobierno: policía local, ejército territorial, fuerzas de levantamiento popular, milicias progubernamentales, etc. Pero lo que ha sucedido en todo el país en estas últimas semanas, defendido por los líderes afganos, es una nueva mutación que muchos temen que sea un eco demasiado cercano de la forma en que Afganistán cayó en la guerra civil en la década de 1990.

Nada de lo que ha estado sucediendo es un buen augurio para la continuación del gobierno nacional empoderado y centralizado que Estados Unidos y sus aliados intentaron instalar aquí.

“Espero que la paz llegue a Afganistán”, dijo Wahidi, en voz baja y como una ocurrencia tardía, antes de lanzar su rifle y montar su motocicleta, decorada con una bandera afgana. Aceleró hacia la ciudad para encontrarse con el resto de su milicia, sus zapatillas de deporte blancas y azules contrastaban extrañamente con su uniforme de camuflaje.

Las milicias que se han formado alrededor de Mazar-i-Sharif y otros lugares del norte durante los últimos dos meses están dispuestas en una especie de cinturón defensivo suelto, que complementa a las fuerzas gubernamentales que no se han retirado ni se han rendido.

Los talibanes han moderado algunos de sus ataques en los últimos días y es difícil saber si las milicias tuvieron algo que ver con eso. La presencia de las milicias en el campo es inconfundible y casi carnavalera. Se mueven en una mezcolanza de vehículos, algunos privados, como una camioneta que alguna vez fue propiedad de una empresa contratista que instaló baños portátiles en bases estadounidenses, otros se apoderaron de unidades afganas que huyeron.

Los puestos de avanzada de las milicias son a veces trincheras a medio cavar o casas excavadas. Están ocupados por una pandilla desaliñada que se pone un arcoíris de diferentes uniformes, ropa de civil y las bandoleras de cuero con lentejuelas. A veces se escucha el parloteo de los combatientes probando y aprendiendo sus armas.

En el noreste de Mazar, los miembros de la milicia uzbeka, leales a un infame señor de la guerra, el mariscal Abdul Rashid Dostum, están equipados con nuevas ametralladoras de quién sabe dónde (las marcas de las armas parecen apuntar a una construcción china). Han fortificado sus líneas del frente cavando zanjas y trincheras abiertas. Las fortificaciones cubiertas de polvo parecen estar esperando un asalto frontal por parte de un ejército mecanizado. Y bien pueden serlo: los talibanes se han apoderado de cientos de vehículos blindados, incluidos tanques, en lugares donde las fuerzas de seguridad se derrumbaron.

A un cuarto de milla de la línea del frente uzbeka hay una casa a medio construir defendida por una familia de hazaras, una minoría étnica y predominantemente chií que ha sido perseguida a lo largo de la historia reciente de Afganistán.

En los alrededores de Mazar-i-Sharif, especialmente, las fuerzas locales se han aprovechado de la comunidad hazara al reclutar a hombres jóvenes para las milicias ilegales y no registradas de “clave única”. A veces se les engaña para que defiendan puestos de avanzada con pocas esperanzas de pago.

Musa Khan Shujayee, de 34 años, es el comandante de este pequeño puesto de avanzada, y está tripulado por una docena de sus parientes, ninguno con un entrenamiento militar significativo. Un luchador parecía tener unos 15 años.

Si los talibanes no hubieran atacado las afueras de Mazar-i-Sharif a fines del mes pasado, Shujaye estaría atendiendo su pequeña tienda en la ciudad.

“¿Cómo puedo ser un comerciante sin seguridad?” Preguntó el Sr. Shujaye, explicando por qué ahora llevaba un rifle y su tienda estaba cerrada. Hizo un gesto hacia algunas zanjas en la arena, excavadas con una pala oxidada, como sustituto de una trinchera defensiva.

Muchos de estos residentes, como el Sr. Shujaye y el Sr. Wahidi, se han visto envueltos en la ferocidad de la guerra, encontrándose en el frente con nobles ambiciones: defender su hogar y sus familias, y tal vez, algún día, a sus vecinos. – de los talibanes.

Pero mientras muchos de estos miembros de la milicia son nuevos en la guerra, otros no lo son. En Nahr-e Shahi, un distrito que limita con el extremo norte de Mazar, la línea del frente de la milicia incluye a miembros de la milicia afgana Hazara que habían luchado con las brigadas Fatemiyoun de Irán en Irak y Siria. Otros combatientes y comandantes habían luchado contra los soviéticos en la década de 1980. O los talibanes en la década de 1990. Algunos miembros de la milicia se unieron a las fuerzas de seguridad del gobierno luego de la invasión estadounidense en 2001 y se habían reunido, solo para luego encontrarse con armas en sus manos una vez más, un ciclo aparentemente imparable en Afganistán.

Mohaydin Siddiqi, de 37 años, era oficial de policía hace seis años antes de regresar a su granja de trigo y algodón en el distrito de Dehdadi, una importante franja de territorio rural al oeste de Mazar.

Un día a mediados de julio se sentó en la comisaría de policía de su distrito, esperando registrarse como nuevo miembro de la milicia.

“No pensé que tendría que volver a tomar un arma”, dijo Siddiqi, rodeado por una nueva cohorte de combatientes que también habían abandonado la misma aldea para unirse. Las armas del grupo llegaron en la parte trasera de una camioneta unos días antes de que el Sr. Siddiqi se alistara, aparentemente aprobadas por el gobierno y distribuidas libremente con suficiente munición para defenderse.

Los talibanes entraron en la aldea de Siddiqi cuando atacaron cerca de Mazar el mes pasado y la capturaron hace unos 20 días, dijo. Su familia todavía está allí, ahora bajo el gobierno islamista de línea dura del grupo insurgente que evita que las mujeres salgan de la casa sin un miembro de la familia.

Todas estas fuerzas de milicias dispares están siendo apoyadas por el gobierno y los agentes del poder locales que están inundando a una población cansada de la guerra con más armas, aunque con poca supervisión, para mantener el territorio que permanece bajo su control.

“En este momento tenemos un enemigo común”, dijo Atta Muhammad Noor, ex gobernador de la provincia de Balkh y uno de los cabecillas clave de estas nuevas milicias, en una entrevista reciente con The New York Times.

Durante la guerra civil, el Sr. Noor fue un señor de la guerra, un comandante de Jamiat-i-Islami, un partido islamista en el norte del país. Luego se convirtió en gobernador de Balkh poco después de la invasión estadounidense en 2001 y se negó a dejar su cargo después de que el presidente Ashraf Ghani lo despidiera en 2017. Pero después de la ofensiva de los talibanes, vuelve a ascender. El martes, se reunió con el Sr. Ghani, a pesar de su tensa relación.

Hablando desde una de las salas de reuniones repletas de regalos en su vasto complejo residencial en Mazar-i-Sharif este mes, Noor dijo que las fuerzas de seguridad habían fallado. Y estas nuevas milicias han sido equipadas con “nuestros propios recursos”.

Esos recursos son alimentos, dinero y, sobre todo, personas.

El general Mohammed Amin Dara-e-Sufi, es miembro del consejo provincial de Balkh y comandante de la milicia de otro influyente empresario y político en Mazar: Abbas Ibrahimzada. El Sr. Ibrahimzada equipa y alimenta a sus fuerzas con comidas cocinadas en gigantescas tinas de acero junto a su cuartel general. De dónde proviene su creciente cantidad de armas y municiones es una incógnita.

El general Dara-e-Sufi, de 55 años, luchó contra los soviéticos en la década de 1980 y contra los talibanes en la de 1990. Entregó su rifle cuando las milicias se desarmaron por primera vez en 2003.

“Estábamos cansados ​​de la guerra”, dijo sobre esos días embriagadores después de que el gobierno de los talibanes fuera derrocado. “Pensamos que la situación había cambiado. Empecé un negocio “.

Entonces el general suspiró. Debajo de su cama había un Kalashnikov, con su revista insertada. Dijo que lo había comprado solo hace unos días.

Jim Huylebroek contribuyó con el reportaje.

Para más noticias diarias, visite Spanishnews.us

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *