Latest Post

馃摪 Biden nombrar谩 pronto al sucesor de Breyer en la Corte Suprema 馃摪 Generaci贸n X, te veo: 5 consejos financieros para una generaci贸n olvidada

Un juicio en Zimbabue de un reportero independiente que trabaja para The New York Times, un caso visto como una prueba de fuego de la libertad de prensa en el pa铆s del sur de 脕frica, se detuvo el viernes despu茅s de tres d铆as que incluyeron testimonio de un testigo principal para el estado, que no pudo presentar los documentos en el coraz贸n del caso.

El reportero, Jeffrey Moyo, de 37 a帽os, ha sido acusado de fabricar documentos de acreditaci贸n para dos periodistas del Times, Christina Goldbaum y Jo茫o Silva, que volaron desde Sud谩frica a la ciudad de Bulawayo, en el suroeste de Zimbabue, en mayo pasado para un viaje informativo.

Se orden贸 su expulsi贸n a los pocos d铆as. El Sr. Moyo fue arrestado y acusado unas semanas despu茅s y podr铆a enfrentar hasta diez a帽os de prisi贸n, una multa o ambos. Se ha declarado inocente.

El juicio en Bulawayo, que comenz贸 el mi茅rcoles e inicialmente se esperaba que durara cuatro d铆as, se reanudar谩 el 14 de febrero. Los abogados de Moyo atribuyeron el aplazamiento a demoras procesales al comienzo del juicio, conflictos de programaci贸n y m谩s de – Testimonio de testigo esperado y contrainterrogatorio.

Los abogados defensores han dicho que el Sr. Moyo no hizo nada malo y sigui贸 los procedimientos adecuados para obtener los documentos de acreditaci贸n. Argumentaron que las autoridades de Zimbabue no tienen evidencia para demostrar que los documentos fueron falsificados; de hecho, sostienen que el gobierno ten铆a motivos ocultos para deportar a la Sra. Goldbaum y al Sr. Silva.

Los fiscales reconocieron en los documentos judiciales cuando se le concedi贸 la libertad bajo fianza al Sr. Moyo en junio pasado que su caso estaba en un 鈥渢erreno inestable鈥.

M谩s debilidades en su caso surgieron al principio del juicio cuando los fiscales no pudieron proporcionar los originales de los documentos que afirman que fueron fabricados, solo im谩genes fotogr谩ficas. Estos inclu铆an una imagen de una imagen en un tel茅fono celular que hab铆a sido tomada con un tel茅fono celular perteneciente al primer testigo del estado, Bothwell Nkopilo, un oficial de cumplimiento de inmigraci贸n.

Tambi茅n surgieron preguntas a partir del testimonio y el contrainterrogatorio del Sr. Nkopilo, quien dijo que hab铆a visitado a la Sra. Goldbaum y al Sr. Silva el 8 de mayo en su hotel despu茅s de haber recibido lo que describi贸 como un aviso an贸nimo de que estaban involucrados en una actividad cuestionable. . Ambos fueron luego expulsados.

Pero el Sr. Nkopilo no inform贸 a la polic铆a ni a la Comisi贸n de Medios de Zimbabue, la agencia responsable de los documentos de acreditaci贸n. Las autoridades de inmigraci贸n no incautaron los documentos en cuesti贸n.

Cuando se le pregunt贸 si pod铆a proporcionar el tel茅fono celular que conten铆a im谩genes de documentos, Nkopilo dijo que ya no lo pose铆a. Cuando se le pregunt贸 si pod铆a proporcionar un diario que las autoridades de inmigraci贸n deb铆an llevar sobre los eventos del 8 de mayo, Nkopilo dijo que se lo hab铆an robado de su autom贸vil.

Durante el contrainterrogatorio de los abogados defensores del Sr. Moyo, Doug Coltart y Beatrice Mtetwa, el Sr. Nkopilo afirm贸 que ten铆a problemas de audici贸n y que no pod铆a entender algunas de las preguntas, lo que provoc贸 una reprimenda del juez Mark Nzira, un juez principal que escucha el caso, quien dijo: 鈥淪茅 que puedes o铆r鈥.

El testimonio del Sr. Nkopilo pareci贸 haber ayudado a acentuar lo que la defensa ha llamado una gran falla en el caso del estado: la afirmaci贸n de que los documentos de acreditaci贸n hab铆an sido fabricados.

鈥淟a teor铆a que se le plante贸 al testigo鈥, dijo el se帽or Coltart, 鈥渇ue que la verdadera raz贸n por la que deportaron a los dos extranjeros no es porque tuvieran tarjetas de acreditaci贸n falsas sino precisamente porque quer铆an impedir que hicieran su trabajo como periodistas y reportajes鈥.

El Sr. Coltart dijo que si las autoridades de Zimbabue hubieran cre铆do genuinamente que las tarjetas de acreditaci贸n eran falsas, 鈥渃iertamente las habr铆an incautado como prueba de la comisi贸n de un delito鈥.

El Sr. Moyo fue acusado originalmente con un coacusado, Thabang Manhika, funcionario de la Comisi贸n de Medios de Zimbabue. El Sr. Manhika entreg贸 los documentos al Sr. Moyo, quien luego se los entreg贸 a la Sra. Goldbaum y al Sr. Silva.

Los procesamientos se separaron el martes y el Sr. Manhika se someter谩 a su propio juicio a finales de este mes.

The Times y el Comit茅 para la Protecci贸n de los Periodistas han criticado el enjuiciamiento del Sr. Moyo como un mensaje escalofriante del gobierno del presidente Emmerson Mnangagwa sobre la capacidad de los periodistas para hacer su trabajo.

El Sr. Moyo recibi贸 m谩s respaldo esta semana del Foro Nacional de Editores de Sud谩frica, que previamente hab铆a expresado su creencia en su inocencia.

鈥淓stamos detr谩s de 茅l y creemos que, al final, la libertad de prensa triunfar谩鈥, dijo el director ejecutivo del grupo, Reggy Moalusi. 鈥淩eiteramos que Moyo es un periodista leg铆timo y sus credenciales est谩n a la altura. Las autoridades de Zimbabue deben defender y respetar su derecho a ejercer como periodista鈥.

Para m谩s noticias diarias, visite Spanishnews.us