Latest Post

đź“° Respuestas a sus preguntas sobre la inflaciĂłn – The New York Times đź“° AbastĂ©cete de todos tus accesorios de carga por menos con esta oferta de un dĂ­a en productos Anker

DUBLĂŤN – MĂ­cheál Ă“ MainnĂ­n siempre se preguntĂł si su abuelo habĂ­a dicho la verdad.

Cuando el Sr. Ó Mainnín crecía en la península de Dingle en el condado de Kerry, Irlanda, no había radio ni televisión para pasar el tiempo, dijo, para que la gente contara historias. Su abuelo tenía muchos, pero contaba uno más que otros.

A mediados de la dĂ©cada de 1920, un estadounidense visitĂł Dingle para estudiar aves y recolectar especĂ­menes. A veces, el abuelo del Sr. Ă“ MainnĂ­n llevaba al hombre (se llamaba Benjamin Gault, aunque los lugareños lo llamaban “Kaerty”) en su bote de pesca a las cercanas islas Blasket. Kaerty siempre llevaba consigo una cámara con manivela. Un dĂ­a, mientras filmaba al abuelo del Sr. Ă“ MainnĂ­n y sus amigos, el abuelo le metiĂł una pipa en la boca a su perro a modo de broma.

“Fue una historia muy lejana”, dijo Ă“ MainnĂ­n, de 55 años, agricultor y pescador de Dingle. “Nunca pensarĂ­as que es verdad”.

Mucho después de que el abuelo de Ó Mainnín, también llamado Mícheál Ó Mainnín, muriera en 1981, la familia se preguntaba si todavía existía algo de la película filmada por el estadounidense visitante.

La curiosidad de Ó Mainnín finalmente lo llevó al descubrimiento de una colección de rollos de películas mudas que representan la vida en la Irlanda de la década de 1920: oficiales de policía dirigiendo el tráfico en la ciudad de Cork, carros tirados por caballos llenos de ollas de mimbre para langostas, gente que asiste a carreras de caballos y misa, todo fusilado en 1925 y 1926, en los primeros años de la independencia irlandesa de Gran Bretaña.

Las imágenes de Irlanda de esa época, un período en el que los recuerdos de la Primera Guerra Mundial aún estaban frescos e Irlanda se estaba recuperando de su propia guerra civil, son increíblemente raras. La mayor parte de la película que existe son imágenes de noticieros de eventos importantes, según Manus McManus, gerente de colecciones y adquisiciones de películas del Irish Film Institute.

“Esto se destaca como bastante Ăşnico en el sentido de esencialmente registrar la vida cotidiana de las personas”, dijo Kevin Rockett, profesor retirado de Estudios Cinematográficos en el Trinity College de DublĂ­n. “Hay muchas imágenes de la guerra, asĂ­ que eso es con lo que la gente estarĂ­a más familiarizada”.

Ó Mainnín comenzó su búsqueda en 2011 con poco más que el nombre del estadounidense, pero rápidamente descubrió que Gault era un ornitólogo del área de Chicago. Eso lo llevó a la Academia de Ciencias de Chicago, hogar de la colección Gault, que incluye especímenes de aves, plantas secas y, como esperaba, película antigua.

Las películas de Gault no son las únicas bobinas en los archivos de la academia, pero se encuentran entre las más antiguas. Dawn Roberts, directora senior de colecciones de la academia, estaba tratando de recaudar dinero para digitalizar los carretes cuando recibió un correo electrónico del Sr. Ó Mainnín.

La academia no tenía los recursos para digitalizar los carretes de Gault, pero la Sra. Roberts compartió notas del catálogo con el Sr. Ó Mainnín junto con las entradas de diario escaneadas y fotografías pertenecientes al Sr. Gault. Ó Mainnín llevó esos materiales al Irish Film Institute para ver si podían ayudar a financiar el proceso de digitalización.

McManus había obtenido algunos fondos de una organización sin fines de lucro cuando Rob Byrne, el presidente del Festival de Cine Silencioso de San Francisco, se enteró de la historia. El Sr. Byrne, que vive en Irlanda, había estado buscando un proyecto irlandés, y los carretes del Sr. Gault presentaban una oportunidad única. El Festival de Cine Silencioso tenía mucha experiencia en la restauración del cine mudo.

“Debido a que el metraje fue filmado por un estadounidense en Irlanda, es apropiado que, despuĂ©s de casi 100 años, la conexiĂłn entre Estados Unidos e Irlanda perdure”, dijo McManus.

Gault filmó con una película de nitrato de 35 milímetros, lo cual era poco común para un aficionado porque era un medio muy profesional y de mayor resolución, dijo McManus. La desventaja es que el nitrato también es inestable e inflamable, lo que dificulta la conservación de la película.

“En primer lugar, estas son pelĂ­culas de aficionados filmadas hace 100 años que, afortunadamente, nadie las descartó”, dijo Byrne. “PelĂ­culas como estas están desapareciendo. Son una copia enorme, Ăşnica y Ăşnica en una base de pelĂ­cula combustible, inflamable y en deterioro. Dentro de cincuenta años, esta pelĂ­cula no existirĂ­a en absoluto “.

Los carretes del Sr. Gault estaban en condiciones excepcionales. DespuĂ©s de que se dispuso la financiaciĂłn para que un laboratorio de terceros digitalizara los carretes, el Festival de Cine Silencioso tenĂ­a que restaurar las imágenes. Ese trabajo recayĂł en una restauradora de cine senior, Kathy O’Regan, quien tambiĂ©n resultĂł ser nativa de Gort, Condado de Galway, una zona rural en el oeste de Irlanda, no muy diferente de los lugares que el Sr. Gault filmĂł en los condados de Cork y Kerry.

“Fue mágico verlo”, dijo O’Regan. “A nivel personal, la primera vez que lo vi fue muy emocionante. Hay una toma de dos agricultores que están sembrando patatas, y lo juro por Dios, uno de los hombres es la viva imagen absoluta de uno de mis vecinos de al lado. SĂ© que es imposible, pero es una locura solo de ver “.

Los 19 carretes de película equivaldrán a unos 35 minutos de metraje una vez que se ajuste la velocidad de fotogramas. Después de que se califiquen y restauren, el Sr. McManus quiere proyectar el metraje en Dingle. Espera que si más gente local ve lo que disparó el Sr. Gault, puedan identificar a algunas de las personas que aparecen.

Para Ă“ MainnĂ­n, el metraje de la pelĂ­cula ofreciĂł la oportunidad de ver rostros familiares bajo una luz diferente.

“Conozco a todas las personas que estaban en la pelĂ­cula, pero eran mayores”, dijo. “Pero eso fue cuando eran jĂłvenes, fuertes y llenos de vida, Âżsabes?”

Al igual que con las aves que estudió, el Sr. Gault observó a la gente de las zonas rurales de Irlanda en sus hábitats naturales. Sus carretes muestran a gente bailando en las calles, empacando heno, caminando del brazo.

Y sĂ­, un perro fumando en pipa.

Para más noticias diarias, visite Spanishnews.us