Latest Post

📰 Biden nombrará pronto al sucesor de Breyer en la Corte Suprema 📰 Generación X, te veo: 5 consejos financieros para una generación olvidada

Un miembro de un grupo antigubernamental acusado de conspirar para secuestrar a la gobernadora Gretchen Whitmer de Michigan el otoño pasado se declaró culpable el miércoles en documentos judiciales que también revelaron nuevos detalles sobre los planes del grupo para asaltar el Capitolio de Michigan y cometer otros actos de violencia.

Ty G. Garbin, un mecánico de aviones de 25 años, acordó declararse culpable y testificar contra los otros cinco acusados ​​en un tribunal federal en el oeste de Michigan, según el acuerdo de culpabilidad presentado por los fiscales. Otros ocho hombres han sido acusados ​​en un tribunal estatal de cooperar con los planes violentos, y Garbin también servirá como testigo en su contra, dijo.

Está previsto que Garbin comparezca ante el tribunal en Grand Rapids el miércoles para confirmar el acuerdo.

Crédito…Sheriff del condado de Kent, a través de Associated Press

Los acusados, arrestados en octubre pasado, fueron acusados ​​de planear secuestrar a la Sra. Whitmer en el momento de las elecciones del 3 de noviembre y abandonarla en un bote en medio del lago Michigan o llevarla a otro estado, posiblemente Wisconsin. y llevarla a juicio.

Acusaron a la Sra. Whitmer de actuar como un “tirano” por las restricciones que el estado había impuesto para combatir la propagación del coronavirus. El complot se produjo en medio de intensas tensiones políticas en torno a las elecciones presidenciales, tensiones que se habían estado acumulando durante todo el año en Michigan con protestas contra los cierres que los grupos armados ayudaron a organizar a partir de abril.

El expresidente Donald J. Trump tuiteó “Liberate Michigan!” en ese momento, y dos de los acusados ​​en el caso estatal se encontraban entre los manifestantes que ingresaron al palacio de gobierno de Michigan la primavera pasada con armas largas y vestidos de camuflaje.

Otros planes discutidos por el grupo incluyeron un asalto al estilo militar en la casa estatal de Michigan, así como llevar a cabo ataques contra la policía estatal de Michigan, y el acuerdo de culpabilidad incluyó nuevos detalles sobre esos escenarios.

Garbin y varios de los otros acusados ​​en el complot eran miembros de Wolverine Watchmen, una organización armada secreta que pasó gran parte de 2020 discutiendo y ensayando varios esfuerzos para atacar al gobierno, según los documentos judiciales. Los planes se presentaron en varias reuniones y “ejercicios de entrenamiento de campo” en Michigan, Wisconsin y Ohio.

En un “ejercicio de entrenamiento de campo” en Cambria, Wisconsin, en julio, los acusados ​​utilizaron madera contrachapada, paletas de envío y un marco de puerta para construir una “casa de tiro” para practicar la violación del Capitolio de Michigan u otros edificios, según los documentos. Adam D. Fox, el líder acusado del grupo, supuestamente había buscado reclutar a 200 hombres para el ataque, pero luego fue abandonado porque era demasiado complicado y algunos miembros del grupo se opusieron.

En el complot para secuestrar al gobernador, los acusados ​​visitaron la casa de vacaciones de la Sra. Whitmer en Michigan dos veces y planearon comprar $ 4,000 en explosivos para tratar de evitar que la policía respondiera a su plan.

El grupo discutió esperar hasta después de las elecciones, ya que los miembros anticiparon disturbios civiles generalizados que podrían facilitar la ejecución del plan, según el acuerdo. En un ejercicio de entrenamiento de campo cerca de Luther, Michigan, los hombres también construyeron una “casa de tiro” para simular un ataque a la casa del gobernador y practicaron atacarla con armas de fuego, según el acuerdo de culpabilidad.

Los ejercicios de entrenamiento de campo también incluyeron intentos de construir bombas caseras que incluían pólvora, metralla y fuegos artificiales para encender. Dos intentos de hacer explotar tales dispositivos fallaron, según documentos judiciales.

Gary K. Springstead, el abogado principal que defiende al Sr. Garbin, dijo que su cliente ya enfrentaba una sentencia de cadena perpetua por el secuestro y que era posible que se presentaran más cargos por armas o explosivos a medida que los funcionarios federales publicaron más detalles sobre lo que había hecho el grupo. El acuerdo de culpabilidad podría ayudar a reducir la cantidad de tiempo en la cárcel por el complot de secuestro y también evitar más cargos, dijo Springstead.

Durante las audiencias preliminares en octubre pasado, Springstead y otros abogados en el caso se habían centrado en la idea de que los hombres estaban ejerciendo sus derechos de la Primera y Segunda Enmienda al denigrar al gobernador.

El hecho de que los hombres hubieran revestido la casa del gobernador dificultaba mucho la defensa, dijo. “Hubo una línea que se cruzó, algo que no se puede deshacer”, dijo.

El Sr. Fox había publicado fotos y videos de la casa de vacaciones en el chat encriptado del grupo. Los hombres también discutieron un plan de que si el presidente Biden seleccionaba a la Sra. Whitmer para su gabinete y le daban un detalle del Servicio Secreto, podrían atacar a la seguridad, incluso posiblemente usando un arma de hombro para destruir cualquier vehículo líder en su convoy.

Un acusado, Barry G. Croft Jr., de Delaware, dijo que había traído un rifle de estilo militar AR-15 con lanzador de proyectiles para ese propósito, decía el acuerdo de culpabilidad. Fox también le había dicho al grupo que tenía bridas y una pistola Taser para ayudar a “neutralizar” al gobernador, según el acuerdo.

Springstead dijo que Garbin lamentaba lo que había hecho.

“Todos tienen derecho a opinar sobre lo que el gobernador debe o no debe hacer, pero se dio cuenta de que había cometido un terrible error”, dijo.

Para más noticias diarias, visite Spanishnews.us

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *