La ascensión de Ron Klain

La ascensión de Ron Klain

WASHINGTON (AP) – Ron Klain, quien después de algunos fallos, finalmente logró su objetivo de convertirse en el jefe de gabinete de la Casa Blanca, cumplirá 60 años este verano. Esto es, como diría su jefe, un gran problema.

Klain ha sido anfitrión de reventones para celebrar sus cumpleaños de números redondos, en particular el número 50 en 2011, cuando cientos de amigos y luminarias de la administración Obama descendieron a una granja de Maryland para una extravagancia con temática de feria estatal, completa con Oreos fritos y tributos. al homenajeado.

Los planes para sus 60 años se han convertido en una fuente de ansiedad por el estatus de Beltway tal que un pequeño universo de luchadores de Washington está buscando detalles: algunos han preguntado a los contactos de la Casa Blanca si se está preparando una celebración y si se han enviado invitaciones.

La conmoción deja en claro que Klain es un hombre incuestionable para ver en la actual Casa Blanca, el jefe de gabinete más influyente de la cosecha reciente y una marcada desviación de los cuatro trabajadores a corto plazo maltratados y marginados que ocuparon el cargo bajo el presidente Donald J. . Trump. Klain, quien fue el jefe de gabinete de los vicepresidentes Biden y Al Gore, es visto dentro y fuera del ala oeste como el director esencial de los asuntos administrativos, un sustituto del presidente y, en la representación traviesa de los oponentes, un orquestador todopoderoso y no elegido de una agenda ultraliberal.

Los republicanos han empezado a llamarlo primer ministro Klain.

“Es una especie de hombre detrás de la cortina”, dijo recientemente el senador John Thune, republicano de Dakota del Sur, refiriéndose al jefe de gabinete. Es una línea de ataque republicana que se repite con frecuencia y una caracterización que la Casa Blanca está decidida a anular.

“Soy un miembro del personal, no un primer ministro”, dijo Klain, quien se negó a ser entrevistado para este artículo, a Kara Swisher el mes pasado en su podcast “Sway”.

El secretario de Estado Antony J. Blinken, un antiguo colega del Sr. Klain, reafirmó este mensaje en una entrevista, refiriéndose a él como “el principal miembro del personal, ciertamente de mi generación”.

De hecho, el jefe de gabinete tiene una autoridad descomunal en la constelación de conocedores de Biden, muchos de los cuales, como él, se remontan a décadas con el presidente. La gente dentro y alrededor de la Casa Blanca describe a Klain como el centro neurálgico esencial de una administración sobrecircuitada cuyas actividades diarias reflejan cómo funciona esta Casa Blanca y a qué aspira.

Klain rara vez viaja a ningún lado con el jefe, incluidos los saltos locales como la visita del presidente Biden al Capitolio el miércoles para impulsar el plan de infraestructura de los demócratas de $ 3,5 billones. En cambio, el jefe de gabinete se quedó para trabajar los teléfonos y elaborar estrategias con los legisladores y los negociadores de la Casa Blanca y, esencialmente, lidiar con una serie simultánea de reuniones, decisiones de selección y crisis.

“Probablemente hablo con él todos los días, y podemos terminar las oraciones del otro”, dijo el senador Chuck Schumer de Nueva York, el líder de la mayoría. “Si hay un problema espinoso, lo llamaré”.

El miércoles, por ejemplo, incluyó la visita de Biden a Hill, una decisión de la Casa Blanca de evacuar a miles de intérpretes afganos y otros aliados de la guerra de 20 años en Afganistán y un repunte en los casos de Covid-19 en todo el país. La estrella del pop Olivia Rodrigo también vino para ayudar a promover las vacunas contra el coronavirus, el rumor que prevaleció en el ala oeste ese día.

“Hoy fue el Día de Olivia Rodrigo en la Casa Blanca”, declaró Klain en su reunión de cierre de las 6:30 pm con el personal superior, mucho después de que la cantante se fuera. Sintetizó los desarrollos de infraestructura del día y se preparó para informar al presidente a la mañana siguiente.

Klain también ha asumido el papel de un emisario especial con miembros selectos del Senado, donde la cámara dividida equitativamente ha elevado ciertas relaciones al “portafolio de jefe de personal” de mayor prioridad.

Uno es el senador Joe Manchin III de West Virginia, el demócrata moderado cuyas tendencias de voto indeciso le han valido un cuidado y una alimentación especiales. “Nunca he tenido problemas para llamarlo, de día o de noche”, dijo Manchin sobre Klain. “Siempre está despierto”.

Poco después de la toma de posesión de Biden, Manchin se enfureció porque no se le había avisado con anticipación de que la vicepresidenta Kamala Harris haría apariciones en los medios de comunicación en Virginia Occidental para promover el paquete de ayuda Covid de la administración.

El Sr. Klain pronto visitó la casa flotante del Sr. Manchin en el río Potomac, donde vive cuando está en Washington. El senador pidió una cena de pasta a Nostra Cucina, su restaurante italiano favorito. “Tomamos una copa de vino y realmente nos conocimos”, dijo Manchin.

Klain, que se asemeja a un prodigio del Modelo de la ONU adulto con un rostro redondo y juvenil y un comportamiento agobiado y adicto al trabajo, se dirige con determinación al Sr. Biden con la deferencia de un humilde sirviente profesional: siempre “señor” o “Sr. Presidente ”, a pesar de haber trabajado para él de forma intermitente durante 35 años. Los funcionarios de la Casa Blanca que han visto su dinámica dicen que Klain es experto en mantener las discusiones con Biden enfocadas en acciones específicas, lo que no siempre es fácil, dado el hábito del presidente de divagaciones verbales.

Un intercambio típico, dicen los funcionarios de la Casa Blanca, es que el Sr. Klain sugiera algo como, “Señor, le recomendamos que haga estas tres llamadas”, a menos que el Sr. Biden se adelanta al declarar su propia intención. para hacer las mismas llamadas.

En otros entornos, Klain puede tachar a algunos como despectivo y distraído. Después de que el presidente organizara una reunión con un grupo de senadores republicanos en marzo, la senadora Susan Collins de Maine lo calificó como una “gran discusión”, pero agregó que el ambiente fue perturbado por el Sr. Klain sacudiendo la cabeza desde el fondo de la sala. “No es exactamente una señal alentadora”, dijo. El Sr. Klain finalmente llamó a la Sra. Collins para suavizar las cosas. Ella se negó a comentar.

También ha habido momentos difíciles. Klain fue uno de los primeros partidarios de Neera Tanden, la elección de Biden para dirigir la Oficina de Gestión y Presupuesto, hasta que su nominación fue retirada por los tuits críticos sobre senadores republicanos que escribió durante los años de Trump. Los colegas del jefe de gabinete dijeron que había subestimado cuán negativa sería la recepción de Tanden en Hill, un paso en falso que ha mantenido una oficina crucial sin un director permanente.

Klain, que parece hacer su ejercicio diario más vigoroso al caminar por pasillos ornamentados, tiene pocas distracciones fuera del trabajo, aunque recientemente identificó su prodigioso hábito de Twitter como un “pasatiempo”. Por lo general, sus días comienzan a las 6 am o antes, cuando se levanta para consumir volúmenes de noticias durante la noche y documentos informativos antes del amanecer antes de ser trasladado a la Casa Blanca en un suburbano. A las 7:30 am, el Sr. Klain se ha instalado en la gran oficina de la esquina del jefe de personal, a un corto paseo de la Oficina Oval.

Preside una serie de reuniones matutinas con los principales asesores de la Casa Blanca, una con los asesores principales del presidente y otra con el personal superior ampliado. Envía correos electrónicos en ráfagas, con viñetas numeradas y mayúsculas para enfatizar. (Los colegas describen su voz de correo electrónico como “enfática”). Intenta estar en la Oficina Oval a las 9:30 am más o menos, cuando el presidente recibe sus informes de inteligencia.

Klain regresa a casa, a menudo después del anochecer, a un enclave de poder verde de Chevy Chase, Maryland, y una casa grande a la que se ha referido como “la casa que O’Melveny construyó”, después de sus lucrativos años anteriores en el bufete de abogados O’Melveny & Myers. Sus vecinos incluyen al presidente del Tribunal Supremo John G. Roberts Jr. y al juez Brett Kavanaugh, al otro lado de Connecticut Avenue.

El Sr. Klain es el mayor de tres hermanos, hijo de un contratista de obras de Indianápolis y un agente de viajes. Está orgulloso de sus raíces Hoosier: la invitación para el 50 cumpleaños se superpuso sobre un contorno rojo de Indiana, e intenta llegar a casa durante el Día de los Caídos para las 500 Millas de Indianápolis.

Pero, de hecho, el Sr. Klain aparece como una criatura de pantano de pura raza cuyo currículum cubre la cartulina de bingo completa de un superador de Beltway: presidente de su clase de secundaria (’79), activo en el gobierno estudiantil y el equipo de Brain Game, summa cum laude de Georgetown, director legislativo del entonces representante Edward J. Markey, demócrata de Massachusetts. Siguió con la Facultad de Derecho de Harvard (magna cum laude, Law Review), luego una pasantía para el juez de la Corte Suprema Byron White.

El Sr. Klain fue abogado asociado del presidente Bill Clinton, consejero de la procuradora general Janet Reno y luego jefe de gabinete del Sr. Gore. Su paso como hombre clave de Gore durante la disputa electoral de 2000 en Florida quedó inmortalizado en la película de HBO de 2008 “Recount”.

Después de la derrota de Gore, Klain se curó las heridas de la manera clásica de Washington: ganando toneladas de dinero en efectivo. Fue socio de O’Melveny, trabajó principalmente como litigante y también se registró como cabildero de Fannie Mae, entre otros clientes. En 2004, se involucró con Revolution LLC, una firma de inversión en tecnología iniciada por el cofundador multimillonario de AOL, Steve Case.

En 2015, Klain firmó para trabajar para la campaña presidencial de Hillary Clinton y no esperó hasta que Biden anunció que no se postularía. Esto se tomó como una violación del protocolo de lealtad de Biden y se convirtió en un punto delicado en el ecosistema del vicepresidente, especialmente con Jill Biden, al menos temporalmente, según personas familiarizadas con el episodio.

“Ha sido un poco difícil para mí desempeñar un papel así en la desaparición de Biden, y definitivamente estoy muerto para ellos”, escribió Klain a John Podesta, presidente de campaña de la Sra. Clinton, en un correo electrónico de octubre de 2015 revelado por WikiLeaks. Amigos del Sr. Klain dijeron que había sido considerado para al menos dos de las vacantes de jefe de gabinete de Obama, pero que fueron ignorados en cada ocasión. Regresó para liderar la respuesta de la administración Obama al brote de ébola en 2014 y también fue visto como uno de los favoritos para el puesto de jefe de gabinete si la Sra. Clinton hubiera prevalecido en las elecciones de 2016.

Klain pasó los años de Trump criticando a la Casa Blanca en la televisión, escribiendo columnas para The Washington Post y haciendo más trabajo para Case en Revolution, donde recibió un salario de 2 millones de dólares en 2020, según los formularios de divulgación financiera.

Después de que el Sr. Biden fue elegido, el Sr. Klain fue visto como la opción obvia para la oficina de la esquina. A menudo señala que sirvió bajo nueve jefes de gabinete de la Casa Blanca durante su tiempo en las administraciones de Clinton y Obama. “He trabajado para más jefes de gabinete de la Casa Blanca que cualquier otro jefe de gabinete de la Casa Blanca”, se jactó Klain ante Swisher.

Tiene tres hijos adultos con su esposa, Monica Medina, una abogada, a quien el Sr. Biden ha nominado como subsecretario de la Oficina de Océanos y Asuntos Ambientales y Científicos Internacionales del Departamento de Estado.

Klain se ha vuelto cada vez más sentimental y emocional con respecto a su trabajo, dicen sus amigos, especialmente después de la era Trump, que se lo tomó con dureza y en forma personal. Se atragantó durante una reunión de Zoom con el personal de la Casa Blanca para conmemorar el final de los primeros 100 días de la administración de Biden.

Los detalles de la fiesta para su 60 cumpleaños el 8 de agosto siguen siendo esquivos, aunque se ha hablado de que Klain podría saltarse una gran gala este verano y hacer una pequeña celebración familiar en su lugar el gran día. Hubo una gran fiesta en la casa de Klain el 4 de julio, con vehículos deportivos utilitarios estacionados al frente y el tráfico serpenteaba en la esquina pasando la casa del presidente del Tribunal Supremo Roberts.

Los invitados que asistieron dijeron que no era una celebración de cumpleaños, sino una fiesta de compromiso para la hija del Sr. Klain, Hannah Klain, que incluyó una proyección de “El padre de la novia” en el patio trasero.

Para más noticias diarias, visite Spanishnews.us

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *