Latest Post

📰 Biden nombrará pronto al sucesor de Breyer en la Corte Suprema 📰 Generación X, te veo: 5 consejos financieros para una generación olvidada

Una mujer a punto de ser desalojada de su casa publicó en NextDoor, y los vecinos se presentaron por ella.

NOBLESVILLE, Indiana – Todos los días, sin importar el clima, Barbara Gillard camina desde su apartamento de Noblesville hasta el cementerio que se encuentra al final de la calle.

“Se enfermó el martes por la noche y se fue el sábado”, explicó Gillard, hablando de su esposo durante 25 años, Michael, que está enterrado allí.

“Era el hombre más maravilloso que había conocido en toda mi vida”, dijo Gillard.

Michael murió inesperadamente hace tres años por una vesícula biliar séptica.

“Me sentí perdido”, recordó Gillard.

A veces, todavía lo hace, especialmente el año pasado durante la pandemia.

Gillard ha tratado de mantenerse ocupado, en un momento dado, entregando comestibles durante varios meses para llegar a fin de mes, pero siempre preocupándose por contraer COVID-19.

“La gente decía: ‘Con tu edad, te estás arriesgando’, y lo hice todo el tiempo que pude”, dijo Gillard.

Después de que dejó de entregar comestibles, Gillard trató de sobrevivir solo con el seguro social de Michael, pero rápidamente se atrasó en el alquiler y acudió a los bancos de alimentos para poder comer.

Aunque eso no siempre funcionó.

“Abrieron a las 4:00 y a las 4:30, se les acabó la comida”, explicó Gillard.

RELACIONADO: Aquí hay 10 historias conmovedoras que quizás se haya perdido en 2020

RELACIONADO: 10 personas que restauraron nuestra fe en la humanidad en 2020

Afortunadamente, la abuela de 70 años recientemente encontró un trabajo como asistente de salud en el hogar.

Sin embargo, no ha sido a tiempo para que Gillard reciba su primer cheque de pago para poder pagar la renta atrasada que le debe al propietario. Tampoco era el momento de evitar que el mismo propietario le enviara una carta de desalojo.

“No tenía idea de lo que iba a hacer”, dijo Gillard.

Fue entonces cuando empezó a rezar.

“Estaba hablando con Dios y le dije: ‘Quiero que tomes mi mano y la sostengas porque voy a poner mi vida en tus manos y si trato de alejar mi mano, simplemente apriétala y no déjame ir ‘”, dijo Gillard que le dijo a Dios.

Veinte minutos después, se sentó y escribió una publicación en NextDoor. Comenzó con una palabra, “Ayuda”.

“Estaba desesperado. No le estaba pidiendo a nadie que me diera nada. Estaba pidiendo recursos a los que pudiera llegar ”, explicó Gillard.

El químico retirado de Eli Lilly, Mike Kuhfeld, vio la publicación de Gillard.

“Lo primero que pensé fue lo valiente que fue esta mujer para acercarse de esa manera”, dijo Kuhfeld, quien comenzó a leer las respuestas de la gente a las palabras de Gillard.

“Había mucha información buena en términos de con quién debería hablar”, dijo.

“Solo quería intentar hacer algo un poco más tangible que decirle adónde ir para obtener ayuda”, agregó Kuhfeld, por lo que se acercó a Gillard y se ofreció a comunicarse con el propietario y pagarle el alquiler atrasado para que ella no lo hiciera. ser desalojado.

RELACIONADO: Un hogar para Holaday: la comunidad reconstruye el hogar para los veteranos a tiempo para las vacaciones

RELACIONADO: La familia dice que el Riley Hospital for Children les dio esperanza en tiempos difíciles

“Lo que realmente estaba tratando de hacer era dar un ejemplo a otras personas para que quizás también hicieran algo un poco más tangible, y creo que funcionó”, dijo Kuhfeld.

Ciertamente parecía que sí.

Desde entonces, otros se han acercado para ayudar con algunos meses más del alquiler de Gillard. Algunos planean enviar tarjetas de compra y comida para su perro y dos gatos.

“Hay ángeles en Noblesville, y Dios los puso en Noblesville después de que me acerqué a Él”, dijo Gillard.

Ella no olvidará tanta bondad. No puede, sabiendo que hay más Barbara por ahí todos los días.

“Soy solo una de las millones de personas que están luchando”, dijo Gillard, y agregó que cuando se ponga de pie, planea pagar por adelantado.

“De eso se trata, de ayudarnos unos a otros”, dijo Gillard.

Eso es lo que su esposo, Michael, hubiera querido que ella hiciera, y así es como ella honrará su memoria.

“Creo que a eso se reduce todo, depender unos de otros”, dijo Gillard.

Para más noticias diarias, visite Spanishnews.us

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *