Latest Post

📰 Biden nombrará pronto al sucesor de Breyer en la Corte Suprema 📰 Generación X, te veo: 5 consejos financieros para una generación olvidada

En los dos primeros siglos del gobierno de los Estados Unidos, la Cámara de Representantes llevó a cabo solo dos procedimientos de juicio político presidencial.

Para cuando se puso el sol el miércoles, había realizado tres en solo 25 años, dos de ellos en el último año y medio, contra el primer presidente en ser acusado dos veces.

Bienvenidos a la historia.

Con una mayoría de la Cámara votando el miércoles por la tarde para acusar al presidente Trump por incitar a una insurrección, solo 13 meses después de que la cámara lo acusó de abuso de poder y obstrucción al Congreso, aquí hay un resumen de lo que sucedió el anterior. veces.

En septiembre de 2019, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, anunció que la Cámara abriría una investigación de juicio político contra Trump.

Ella dio ese paso, uno al que se había resistido anteriormente, en respuesta a una llamada telefónica en la que Trump había presionado al presidente Volodymyr Zelensky de Ucrania para que investigara al exvicepresidente Joseph R. Biden Jr., entonces uno de los principales candidatos a la presidencia demócrata. nominación, y Hunter, el hijo del Sr. Biden. La llamada se produjo poco después de que Trump congelara casi 400 millones de dólares en ayuda a Ucrania.

Los cargos resultantes indicaban que Trump había abusado de su poder al utilizar la ayuda del gobierno como palanca para persuadir a Ucrania de que lo ayudara electoralmente, y que había obstruido al Congreso al negarse a proporcionar documentos y decir a los funcionarios de la administración que no testificaran. La Cámara lo acusó el 18 de diciembre de 2019, votando 230 contra 197 para aprobar el cargo de abuso de poder y 229 contra 198 para aprobar el cargo de obstrucción.

Después de semanas de audiencias, los legisladores se dividieron casi por completo a lo largo de las líneas partidistas: ningún republicano de la Cámara de Representantes votó a favor de un juicio político por ninguno de los cargos, todos los demócratas menos dos votaron por el cargo de abuso de poder, y todos menos tres demócratas votaron por el cargo de obstrucción.

El 5 de febrero de 2020, el Senado absolvió a Trump de ambos cargos: 52 a 48 por abuso de poder y 53 a 47 por obstrucción al Congreso. El senador Mitt Romney, republicano de Utah, se unió a los demócratas en la votación para destituirlo de su cargo por abuso de poder, convirtiéndose en el primer senador en votar para condenar a un presidente de su propio partido.

El proceso de juicio político contra el presidente demócrata Bill Clinton comenzó en octubre de 1998 en respuesta a la revelación de que había tenido una relación sexual con un pasante de la Casa Blanca.

Los cargos no se referían directamente a su mala conducta con la pasante, Monica Lewinsky, que tenía 22 años, casi tres décadas más joven que Clinton, cuando comenzó, sino a la acusación de que Clinton había mentido al respecto bajo juramento y alentado a otros a hacer lo mismo.

“No tuve relaciones sexuales con esa mujer”, dijo Clinton en enero de 1998, antes de admitir meses después que sí. “Nunca le dije a nadie que mintiera, ni una sola vez. Nunca.”

El 19 de diciembre de 1998, 21 años, casi el día antes de que una Cámara controlada por los demócratas votara para acusar a Trump, la Cámara controlada por los republicanos acusó a Clinton de los cargos de perjurio y obstrucción de la justicia. Los votos fueron 228 contra 206 por el cargo de perjurio (con cinco demócratas votando a favor del juicio político y cinco republicanos votando en contra) y 221 contra 212 por el cargo de obstrucción (con cinco demócratas votando a favor y 12 republicanos en contra).

La Cámara votó en contra del juicio político por un segundo cargo de perjurio y un cargo de abuso de poder.

El 12 de febrero de 1999, el Senado absolvió a Clinton de 55 a 45 por el cargo de perjurio, con 10 republicanos uniéndose a todos los demócratas, y 50-50 por el cargo de obstrucción, y cinco republicanos uniéndose a los demócratas. Se habría necesitado una mayoría de dos tercios para condenar a Clinton y destituirlo de su cargo.

El Congreso nunca votó para acusar al presidente Richard M. Nixon, un republicano, sino solo porque renunció antes de que pudiera hacerlo.

El proceso de juicio político se derivó en gran medida del escándalo de Watergate, que comenzó en 1972 cuando los asociados de Nixon irrumpieron en la sede del Comité Nacional Demócrata. Ese robo fue parte de un gran esfuerzo coordinado para influir en las próximas elecciones, que Nixon terminó ganando en uno de los mayores deslizamientos de tierra en la historia de Estados Unidos.

El catalizador inmediato de la decisión del Comité Judicial de la Cámara de iniciar el proceso de juicio político, el 30 de octubre de 1973, fue la llamada Masacre del sábado por la noche, 10 días antes. Esa fue la noche en que Nixon, enfurecido por la investigación de Watergate, ordenó el despido del fiscal especial, Archibald Cox. Dos funcionarios a quienes ordenó despedir a Cox se negaron a hacerlo y dimitieron; el tercero, el procurador general Robert Bork, obedeció.

El comité finalmente aprobó tres artículos de acusación – obstrucción a la justicia, abuso de poder y desacato al Congreso – y los remitió a la Cámara de Representantes en julio de 1974. Los artículos fueron aprobados en tres votaciones separadas, siendo el cargo de abuso de poder el que más apoyo: 28 a 10, con siete republicanos en el comité uniéndose a los 21 demócratas.

Pero antes de que la Cámara completa pudiera completar sus audiencias y votar sobre el juicio político, Nixon anunció su renuncia el 8 de agosto de 1974, un día después de que los líderes republicanos en el Congreso le dijeron que su apoyo en su propio partido se había desmoronado y que casi con certeza ser acusado y condenado.

Más que cualquier presidente acusado después de él, Andrew Johnson fue acusado no realmente por una violación específica de la ley, sino por una amplia lucha de poder entre la Casa Blanca y el Congreso.

Johnson, un demócrata y supremacista blanco que fue vicepresidente de Abraham Lincoln y se convirtió en presidente cuando Lincoln fue asesinado, había pasado gran parte de su mandato enfrentándose al Congreso controlado por los republicanos por la reconstrucción. Entre otras cosas, vetó el proyecto de ley de la Oficina de Libertos y la Ley de Derechos Civiles de 1866, que tenía como objetivo proporcionar la ciudadanía estadounidense a los ex esclavos; Posteriormente, el Congreso anuló su veto a la Ley de Derechos Civiles.

En marzo de 1868, la Cámara aprobó 11 artículos de acusación contra Johnson. El cargo principal era que había violado la Ley de Tenencia de la Oficina de 1867, que el Congreso había promulgado en un esfuerzo explícito para evitar que despidiera a los funcionarios pro-Reconstrucción que Lincoln había designado. La ley declaró que el presidente necesitaba la aprobación del Senado para despedir a los funcionarios ejecutivos confirmados por el Senado, y Johnson la desafió al despedir al secretario de Guerra Edwin M. Stanton.

En mayo de 1868, Johnson estuvo a un solo voto de ser destituido de su cargo. El Senado, entonces compuesto por 54 miembros, porque solo había 27 estados en ese momento, votó 35 a 19 a favor de la condena, pero necesitaba 36 votos para la mayoría requerida de dos tercios.

Cumplió el resto de su mandato, un poco menos de un año.

Para más noticias diarias, visite Spanishnews.us

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *