Latest Post

馃摪 El accidente a茅reo de un YouTuber genera dudas entre los expertos en aviaci贸n 馃摪 Accidente en Cheltenham Township deja 5 personas hospitalizadas

WASHINGTON – La Corte Suprema permiti贸 el viernes una impugnaci贸n de una ley de aborto de Texas que prohib铆a la mayor铆a de los abortos en el estado despu茅s de aproximadamente seis semanas de proceder, y dictamin贸 que los proveedores de servicios de aborto en el estado pueden demandar a algunos funcionarios estatales en un tribunal federal a pesar de los obst谩culos procesales impuestos por la estructura inusual de la ley.

Pero la Corte Suprema se neg贸 a bloquear la ley mientras tanto, diciendo que los tribunales inferiores deber铆an considerar el asunto.

El desarrollo fue tanto una victoria como una decepci贸n para los partidarios del derecho al aborto, que esperaban que los jueces cambiaran el rumbo de un fallo del 1 de septiembre que hab铆a permitido que la ley entrara en vigencia, lo que provoc贸 que las cl铆nicas en el estado redujeran la realizaci贸n del procedimiento. y obligando a muchas mujeres que buscan un aborto a viajar fuera del estado.

La decisi贸n en el caso de Texas se produjo menos de dos semanas despu茅s de que el tribunal escuch贸 una impugnaci贸n directa del derecho al aborto establecido en 1973 en Roe v. Wade, en un caso sobre una ley de Mississippi que proh铆be la mayor铆a de los abortos despu茅s de 15 semanas. Roe proh铆be a los estados prohibir el aborto antes de la viabilidad fetal, el punto en el que los fetos pueden mantener la vida fuera del 煤tero, o alrededor de las 23 a 24 semanas de embarazo.

La mayor铆a conservadora de seis miembros de la corte parec铆a preparada para defender la ley de Mississippi, y varios magistrados indicaron que votar铆an para anular a Roe directamente. No se espera una decisi贸n en el caso hasta finales de junio.

La ley de Texas burla la l铆nea de viabilidad de Roe al prohibir los abortos una vez que se puede detectar la actividad card铆aca fetal, generalmente alrededor de las 6 semanas.

Los desaf铆os a la ley de Texas no se centraron en la constitucionalidad de la ley, sino en si los proveedores de servicios de aborto en el estado o el gobierno federal podr铆an impugnar la ley en los tribunales. Los casos brindaron a la corte la oportunidad de revisar su decisi贸n anterior que permit铆a que la ley entrara en vigencia antes de que los jueces hubieran lidiado con su constitucionalidad o hubieran resuelto la cuesti贸n de c贸mo podr铆a ser impugnada.

La ley de Texas, conocida como Proyecto de Ley del Senado 8, tiene caracter铆sticas inusuales.

Por lo general, una demanda que busca bloquear una ley porque es inconstitucional nombrar铆a a funcionarios estatales como acusados. Sin embargo, la ley de Texas, que no hace excepciones para los embarazos resultantes de incesto o violaci贸n, proh铆be a los funcionarios estatales hacer cumplir la ley y, en cambio, delega a los particulares para demandar a cualquiera que realice el procedimiento o lo 鈥渁yude e incite鈥.

El paciente no puede ser demandado, pero los m茅dicos, los miembros del personal de las cl铆nicas, los consejeros, las personas que ayudan a pagar el procedimiento o los llevan a 茅l son todos posibles acusados. Los demandantes, que no necesitan vivir en Texas, tienen alguna conexi贸n con el aborto o muestran alguna lesi贸n por el mismo, tienen derecho a $ 10,000 y se recuperan sus honorarios legales si ganan. Los acusados 鈥嬧媝redominantes no tienen derecho a honorarios legales.

El encuentro anterior de la corte con la ley dej贸 a los magistrados amargamente divididos, y el presidente del Tribunal Supremo, John G. Roberts Jr., se uni贸 a los tres miembros liberales m谩s de la corte en disensi贸n.

La opini贸n mayoritaria, emitida justo antes de la medianoche del 1 de septiembre, no estaba firmada y constaba de un solo p谩rrafo largo. Dijo que los proveedores de servicios de aborto que hab铆an desafiado la ley en una solicitud de emergencia no hab铆an presentado su caso frente a cuestiones de procedimiento “complejas y novedosas”. La mayor铆a enfatiz贸 que no se estaba pronunciando sobre la constitucionalidad de la ley de Texas y no pretend铆a limitar las 鈥渋mpugnaciones procesalmente adecuadas鈥.

Cada uno de los jueces disidentes emiti贸 una opini贸n en ese fallo anterior.

鈥淟a orden de la corte es asombrosa鈥, escribi贸 la jueza Sonia Sotomayor, por ejemplo. 鈥淎nte una solicitud para prohibir una ley flagrantemente inconstitucional dise帽ada para prohibir a las mujeres ejercer sus derechos constitucionales y evadir el escrutinio judicial, la mayor铆a de los jueces han optado por enterrar la cabeza en la arena鈥.

鈥淓l tribunal ha recompensado el esfuerzo del estado para retrasar la revisi贸n federal de un estatuto claramente inconstitucional, promulgado sin tener en cuenta los precedentes del tribunal, a trav茅s de enredos procesales creados por el propio estado鈥, escribi贸 el juez Sotomayor. 鈥淓l tribunal no deber铆a contentarse con ignorar sus obligaciones constitucionales de proteger no solo los derechos de la mujer, sino tambi茅n la santidad de sus precedentes y del estado de derecho鈥.

El caso regres贸 a la Corte Suprema por dos v铆as separadas. Despu茅s de que el tribunal rechaz贸 la solicitud de ayuda de emergencia de los proveedores, el Departamento de Justicia present贸 su propia impugnaci贸n a la ley, una que, seg煤n dijo, no estaba sujeta a las barreras procesales que los proveedores hab铆an enfrentado. El caso pronto lleg贸 a la Corte Suprema en una solicitud de emergencia.

Los proveedores de servicios de aborto tambi茅n regresaron a la corte, pidiendo a los jueces que usaran un procedimiento inusual – “certiorari antes del juicio” – para pasar por alto la corte de apelaciones y decidir si ten铆an derecho a demandar.

La Corte Suprema acord贸 decidir ambos casos el 22 de octubre, poniendo entonces en una v铆a extraordinariamente r谩pida. Escuch贸 argumentos solo 10 d铆as despu茅s, el 1 de noviembre, y se centr贸 en la cuesti贸n de si los proveedores y el gobierno ten铆an derecho a demandar a la luz de la estructura inusual de la ley.

En esos argumentos, dos miembros de la mayor铆a original, los jueces Brett M. Kavanaugh y Amy Coney Barrett, hicieron preguntas que suger铆an que podr铆an haber cambiado de opini贸n acerca de la ley.

Para m谩s noticias diarias, visite Spanishnews.us