Latest Post

📰 El ex presidente de la Universidad Internacional de Florida explica la salida repentina 📰 La Biblioteca Pública de St. Charles cierra temporalmente los servicios en persona después de las amenazas sobre la política de mascarillas

WASHINGTON – Con los oficiales aún recuperándose de la violencia de la mafia que invadió el Congreso hace un año, el jefe de la Policía del Capitolio de EE. UU. Planea decirle a los legisladores el miércoles que su departamento está tomando medidas para abordar las deficiencias que dejó al descubierto el ataque y que se implementará por completo. más de 100 recomendaciones de mejora.

El jefe, J. Thomas Manger, quien asumió el control de la fuerza en julio, le dirá al Comité de Reglas del Senado que la Policía del Capitolio ya está abordando 90 de las 103 recomendaciones del inspector general de la agencia, según su testimonio escrito. Incluyen la racionalización de las operaciones de inteligencia y la compra de nuevos equipos que se necesitan con urgencia.

“Entendemos completamente la necesidad de restaurar la confianza en nuestra capacidad para cumplir con nuestra misión todos los días, sin importar las circunstancias”, planea decirle el director general al comité, que el mes pasado escuchó críticas de la agencia por parte del inspector general, Michael A. Bolton . “Los hombres y mujeres de la Policía del Capitolio de los Estados Unidos demostraron su valía el 6 de enero. Asumo toda la responsabilidad de restaurar la confianza en el liderazgo del departamento. Hemos logrado mucho, queda mucho trabajo por hacer “.

La Policía del Capitolio sigue bajo una tremenda tensión un año después de ser invadida por una multitud de partidarios de Trump mientras los alborotadores intentaban evitar que el Congreso certificara Victoria de Joseph R. Biden en las elecciones presidenciales. Aproximadamente 150 oficiales de la Policía del Capitolio, el Departamento de Policía Metropolitana de Washington y otras agencias locales resultaron heridos en la violencia, incluidos más de 80 de la Policía del Capitolio solamente.

Posteriormente, se dejaron en claro numerosos fracasos de la agencia, incluso cuando el dolor persistente, el trauma y el miedo invadieron sus filas. Las fallas incluyeron hallazgos de que los gerentes no habían equipado a la fuerza con suficiente equipo antidisturbios o elaborado un plan adecuado para un motín potencial, y habían ignorado o pasado por alto los informes de inteligencia que advirtieron sobre ataques a los legisladores.

La senadora Amy Klobuchar, demócrata de Minnesota y presidenta del Comité de Reglas, dijo que creía que era importante que los oficiales de base se enteraran de que la agencia estaba emprendiendo reformas.

“Es importante para los oficiales que nos protegían en la primera línea (cortes en la cara, pérdida de amigos y colegas por suicidio) para escuchar sobre el progreso que se ha logrado y algunas de las mejoras en la moral ”, dijo la Sra. Klobuchar en una entrevista. “En algunos casos, los insurrectos tenían mejor equipo que ellos”.

La Sra. Klobuchar señaló que el trabajo de los oficiales de policía del Capitolio se había vuelto más difícil desde el 6 de enero porque la agencia estaba respondiendo al aumento de las amenazas contra los legisladores. En una conferencia de prensa el martes, el director general dijo que la agencia encontró 9,600 amenazas el año pasado, lo que requirió una mayor carga de trabajo.

Dijo que la fuerza había hecho nuevas contrataciones clave y planeaba aumentar los esfuerzos de reclutamiento. En su testimonio presentado, describió otras mejoras planificadas, incluidas las mejoras en la forma en que el departamento recopila y comparte inteligencia y el refuerzo de la Unidad de Disturbios Civiles.

El testimonio del Chief Manger se produce un día después de que tres policías heridos en el ataque presentaran dos demandas federales separadas que buscan responsabilizar al expresidente Donald J. Trump por la violencia.

Una demanda fue presentada por el oficial Marcus Moore, un veterano de 10 años de la Policía del Capitolio que invoca la Ley del Ku Klux Klan de 1871 para buscar responsabilizar al Sr. Trump por su “papel central en la incitación a la insurrección del 6 de enero y la ataque resultante a los agentes del orden que defienden la transición pacífica del poder “.

En su traje, el oficial Moore recordó que los alborotadores lo inmovilizaron contra una pared, lo golpearon repetidamente, le rociaron spray para osos en la cara, lo calificaron de insultos raciales y lo amenazaron con tomar su arma y matarlo con ella. “¡No vamos a morir así!” recordó haber dicho.

El otro fue presentado por dos policías de Washington, Bobby Tabron y DeDivine K. Carter, quienes fueron atacados sin descanso fuera del Capitolio y en un túnel en el frente oeste del edificio al que los oficiales ahora se refieren como el Túnel de la Muerte. Fueron golpeados con puños, astas de bandera y proyectiles, y rociados con productos químicos, según su traje. Los oficiales Tabron y Carter no estaban seguros de si llegarían vivos a casa, según la demanda, mientras luchaban por sus vidas y por defender el Capitolio.

Su demanda también cita la Ley del Ku Klux Klan y afirma que Trump, quien les dijo a sus partidarios que “luchen mucho más duro” y “muestren fuerza” en un mitin el 6 de enero mientras los instaba a dirigirse al Capitolio, violó las leyes contra la incitación un motín, conducta desordenada, conspiración civil y asalto y agresión de complicidad.

“Nuestros clientes sufrieron heridas físicas y psicológicas como resultado de los insurrectos incitados por el ex presidente a interrumpir la transferencia pacífica del poder”, dijo Patrick Malone, abogado de los tres oficiales.

Las demandas elevan a al menos seis el número presentado contra Trump por personas que estaban en el Capitolio durante el ataque.

Los abogados del expresidente han argumentado que Trump no debería ser responsable de las acciones de la mafia, citando tanto su derecho a la libertad de expresión como un reclamo de inmunidad presidencial.

“Intentar responsabilizar indirectamente a un líder político por las acciones de otros como resultado de un discurso político protegido constitucionalmente contradeciría el precedente bien establecido de la Primera Enmienda de la Corte Suprema”, dijo el abogado de Trump, Jesse R. Binnall, escribió en respuesta a una demanda. “Incluso si el discurso en cuestión no fue encubierto con la más alta presunción de protección legal, las reclamaciones de los demandantes están excluidas por la inmunidad presidencial absoluta”.

Los argumentos orales están programados para el 10 de enero en las demandas presentadas contra Trump por el representante Eric Swalwell, demócrata de California; El representante Bennie Thompson, demócrata de Mississippi; y los oficiales James Blassingame y Sidney Hemby de la Policía del Capitolio.

Para más noticias diarias, visite Spanishnews.us