Latest Post

📰 Tensiones Rusia-Ucrania: Delegación bipartidista del Senado de EE. UU. se reúne con el presidente ucraniano mientras se avecina la amenaza de invasión rusa 📰 No se deje engañar por estos 9 mitos fiscales este año

WASHINGTON – Unos días antes de la Cumbre para la Democracia del presidente Biden, una reunión virtual de más de 100 países que comienza el jueves, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China publicó un informe punzante sobre el sistema democrático estadounidense.

Los “disparos y la farsa en el Capitolio han revelado por completo lo que hay debajo de la hermosa apariencia de la democracia al estilo estadounidense”, dijo el informe chino, citando los disturbios del 6 de enero. En un país donde “el dinero lo decide todo”, acusó el informe, “una parálisis política arraigada” hace que gobernar sea imposible.

Una portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia adoptó un tono igualmente despectivo a fines de noviembre. “Estados Unidos reclama el derecho a decidir quién es digno de ser llamado democracia y quién no”, dijo la portavoz, Maria Zakharova, según Tass, la agencia estatal de noticias. “Ciertamente parece cínico. Yo diría que parece patético, dado el estado de la democracia y los derechos humanos en Estados Unidos y en Occidente en general ”.

Una reacción violenta de los gobiernos autoritarios que no fueron invitados a una reunión cumbre destinada a apoyar los valores democráticos no es de extrañar.

Pero incluso los funcionarios estadounidenses admiten que la democracia estadounidense se está esforzando por la polarización política, la injusticia y la discordia raciales, las restricciones al derecho al voto y el extremismo interno, entre otros problemas. Algunos activistas instan a Biden a que dedique más atención a los problemas internos antes de centrarse en el extranjero.

“No se puede intentar exportar y defender la democracia a nivel mundial cuando no se puede proteger a nivel nacional”, dijo Cliff Albright, cofundador y director ejecutivo del Black Voters Matter Fund, un grupo progresista sin fines de lucro en Atlanta. “No puedes ser el bombero mundial cuando tu casa está en llamas”.

Esa tensión se cierne sobre la reunión virtual de dos días de líderes de democracias modelo como Alemania, Japón y Suecia a países con antecedentes mixtos como Georgia, Nigeria y Pakistán. La reunión, que también incluirá a periodistas, activistas de la sociedad civil y líderes empresariales, está destinada a ser un foro para que las democracias intercambien ideas y críticas, dicen funcionarios estadounidenses. Los participantes también se comprometerán con la reforma política, la corrupción, los derechos humanos y otros asuntos.

“Estados Unidos claramente está atravesando una mala racha en este momento”, dijo Michael J. Abramowitz, presidente de Freedom House, un grupo no partidista dedicado a los derechos humanos y la democracia. Estados Unidos ocupó el puesto 50 en el índice anual de libertad global de Freedom House, dijo. El mes pasado, el Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral, con sede en Estocolmo, colocó a Estados Unidos en su lista de “democracias reincidentes”.

Las deficiencias internas no deberían disuadir a Estados Unidos de promover sus valores fundamentales donde el autoritarismo y el populismo han ganado fuerza en los últimos años, dijo Abramowitz, “siempre que se haga con humildad”.

“Sin el compromiso y el liderazgo de Estados Unidos, la causa de la democracia no avanzará”, dijo. “¿Quién más lo hará?”

Biden ha dicho que el mundo se encuentra en un “punto de inflexión” histórico en la contienda entre democracia y autocracia. También se ha comprometido a demostrar que el sistema estadounidense es superior a modelos más centralizados, como el de China, que admite poca disidencia. Los funcionarios de la administración dicen que enfrentan ese desafío, pero no se hacen ilusiones sobre sus problemas domésticos.

“Nos acercamos a esta semana con humildad y confianza”, dijo Uzra Zeya, subsecretaria de seguridad civil, democracia y derechos humanos, a periodistas en el Departamento de Estado el martes.

Ella agregó: “Humildad en el sentido de que queremos escuchar y aprender y no rehuir nuestras deficiencias; confianza en nuestra lucha constante por una unión más perfecta; y nuestra certeza de que, trabajando juntas, las democracias pueden y lo harán por los ciudadanos del mundo, independientemente del trato crudo que los autócratas y los autoritarios traten de vender ”.

Pero otros advirtieron que no se debe mover el foco de atención al extranjero mientras los problemas se agravan en casa. Las autoridades federales han dicho que los extremistas domésticos violentos continúan envalentonados por afirmaciones falsas sobre las elecciones de 2020. El expresidente Donald J. Trump está luchando en la corte para bloquear la divulgación de documentos solicitados por un comité del Congreso que investiga el ataque de la mafia al Capitolio. Y los republicanos han aprobado restricciones de voto en 19 estados este año.

Si bien Biden ha calificado la defensa del derecho al voto como una prioridad urgente, muchos de sus partidarios se quejan de que la legislación federal para reforzar los derechos al voto, estandarizar las reglas electorales básicas y prohibir la manipulación de los derechos de autor no ha avanzado en el Congreso.

Una hoja informativa de la Casa Blanca publicada antes de la cumbre citó la aprobación de su plan de infraestructura bipartidista como un ejemplo destacado de una democracia en funcionamiento. Pero Marc H. Morial, presidente y director ejecutivo de la Liga Urbana Nacional, dijo que se necesitaban más acciones sobre las amenazas internas a la democracia. Llamó a la cumbre “una oportunidad perdida”.

“No se puede separar lo que está sucediendo a nivel mundial con lo que está sucediendo en los Estados Unidos”, dijo Morial.

La administración Biden también podría usar la cumbre para establecer planes a más largo plazo para trabajar con otros países que enfrentan amenazas similares a la democracia, dijo Rachel Kleinfeld, investigadora principal del Carnegie Endowment for International Peace, un grupo de expertos de Washington. Por ejemplo, los funcionarios podrían elaborar estrategias para tomar medidas enérgicas contra los grupos extremistas estadounidenses que cada vez más hacen conexiones en el extranjero, dijo.

“La democracia estadounidense en casa y la democracia global en el extranjero necesitan urgentemente una estrategia, de mejora, porque ambas se enfrentan a una rápida recesión”, dijo Kleinfeld. “Pero una cumbre no es una estrategia. De hecho, una cumbre ha sido una distracción ”.

Los problemas internos no son la única fuente potencial de incomodidad en la reunión, que incluirá comentarios del Sr. Biden, sesiones con jefes de estado y más de una docena de eventos.

La administración también se ha enfrentado a preguntas sobre sus criterios para las invitaciones. Los críticos han cuestionado la inclusión de países como Filipinas, que el Departamento de Estado ha condenado por ejecuciones extrajudiciales, y Pakistán, al que Estados Unidos acusó de “desaparición forzada por parte del gobierno o sus agentes; tortura; y casos de tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes por parte del gobierno ”.

Freedom House descubrió que Georgia se vio afectada por la influencia de los oligarcas sobre su política y sus medios de comunicación, y que Nigeria, la democracia más grande de África, tenía una corrupción endémica y permitía el acoso y arrestos de periodistas.

“No habría organizado una fiesta de esta manera”, dijo Kleinfeld sobre la “amplia carpa” de los invitados.

Hungría y Turquía, que son miembros de la OTAN, no fueron invitados; tampoco lo fueron varios otros países que se identifican como democracias pero tienen antecedentes de represión. Singapur también quedó fuera, aunque el secretario de Defensa Lloyd J. Austin III y la vicepresidenta Kamala Harris viajaron allí este año para promover su relación con Estados Unidos como un aliado en el Mar de China Meridional.

“La decisión de no invitar a democracias sólidas como Singapur y Bután subraya que la democracia está en el ojo del espectador”, dijo Curtis S. Chin, ex embajador de Estados Unidos en el Banco Asiático de Desarrollo de 2007 a 2010.

Brasil, la democracia más grande – pero cada vez más autoritaria – de América Latina, tampoco fue invitada; ni Egipto, Arabia Saudita o los Emiratos Árabes Unidos.

Jen Psaki, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, dijo esta semana que las invitaciones no deben ser tratadas como un “sello de aprobación a su enfoque de la democracia”.

“Esta es una oportunidad, nuevamente, no para celebrar todo lo que hemos hecho en materia de democracia, ya sea para Estados Unidos o para todos estos países, y dar por terminado el día”, dijo. “Es una oportunidad para seguir esforzándonos por hacerlo mejor”.

Michael Wines contribuido a la presentación de informes.

Para más noticias diarias, visite Spanishnews.us