Latest Post

📰 Biden nombrará pronto al sucesor de Breyer en la Corte Suprema 📰 Generación X, te veo: 5 consejos financieros para una generación olvidada

Pero en Venezuela la pena puede ser más severa que la mayoría: si no votas, no comes.

“Para los que no votan, no hay comida”, dijo Diosdado Cabello, uno de los aliados más poderosos del presidente Nicolás Maduro, durante un mitin de campaña el lunes. “Quien no vota, no come. Se aplicará una ‘cuarentena’ sin comida”, repitió ante una multitud que lo vitoreaba.

Los venezolanos acudirán a las urnas el domingo cuando el país elija un nuevo parlamento, conocido en el país como la Asamblea Nacional. Actualmente liderada por el líder de la oposición Juan Guaidó, quien es reconocido por más de 60 países, incluido Estados Unidos, como el presidente interino de Venezuela, la Asamblea Nacional es ampliamente vista como el último organismo elegido democráticamente en el país.

Muchos querían creer que los comentarios de Cabello antes de la votación eran simplemente una broma, pero el mensaje no tardó en difundirse entre sus seguidores más temidos, los grupos paramilitares armados conocidos como “colectivos”.

Estas bandas criminales afectan a algunos de los vecindarios más pobres de Venezuela y han desempeñado un papel cada vez más importante para mantener a Maduro en el poder. En el barrio de Petare, Venezuela y el barrio marginal más grande de América Latina, los residentes dicen que poco después del discurso de Cabello, comenzaron a recibir amenazas.

“Vinieron y nos dijeron que un autobús vendría a recogernos, para llevarnos al colegio electoral”, dijo a CNN una mujer que pidió no ser identificada por temor a represalias.

“Dijeron que si no venía dejaría de recibir mi caja CLAP”, agregó, refiriéndose a una caja de bienes esenciales subsidiados como harina y arroz que el gobierno venezolano distribuye ocasionalmente entre los más pobres del país.

¿Por qué debería importarnos?

Las elecciones del domingo tienen lugar en el contexto de una de las peores crisis humanitarias del mundo. El Programa Mundial de Alimentos dice que uno de cada tres venezolanos lucha por poner suficiente comida en la mesa y, según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, casi 5 millones de venezolanos han abandonado el país, huyendo no solo del hambre sino de la violencia y la persecución.
Un letrero en un barrio venezolano ilustra la dolarización de la economía.

Paralizada por años de mala gestión y sanciones estadounidenses, la economía venezolana todavía se encuentra en una espiral descendente, principalmente porque la producción de la industria petrolera del país, que según la OPEP representa el 99% de sus exportaciones, sigue disminuyendo.

En sentido contrario, la inflación alcanzó el 4.087%. En todo el país, el dólar ha reemplazado al bolívar como moneda principal, y las empresas que antes temían anunciar sus productos en la moneda estadounidense ahora lo hacen abiertamente. Incluso en los barrios de Venezuela, el dólar ahora es el rey.

¿Qué va a pasar el domingo?

A pesar de su estatus como el único organismo electo que se opone a Maduro, se espera que la participación en las elecciones del domingo sea bastante baja, ya que los principales candidatos de la oposición se han retirado y han pedido a la gente que boicotee la votación.

Maduro de Venezuela refuerza el poder, ayudado por el bloqueo del coronavirus

Citan la ausencia de observadores de Estados Unidos y la Unión Europea, pero también la decisión de la Corte Suprema controlada por el gobierno, que sacó a Guaidó y a otros del liderazgo de sus propios partidos, reemplazándolos por legisladores con vínculos conocidos con Maduro.

“El 6 de diciembre no hay elecciones, hay fraude”, dijo Guaidó el jueves, pidiendo a la gente que vote por su “Consulta Popular”, un plebiscito rival que él y sus aliados están organizando el 12 de diciembre.

“Participar el 6 de diciembre es votar por un fraude; es colaborar con la dictadura”, agregó, pero las encuestas recientes sugieren que su iniciativa tampoco es probable que atraiga una alta participación.

Maduro, por otro lado, ha pedido a la gente que salga y vote, prometiendo dejar la presidencia si su Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) no gana las elecciones.

“Reitero a la oposición venezolana, acepto el desafío, si ganan las elecciones parlamentarias de este 6 de diciembre, me iré”, dijo en un discurso televisado este martes. “Pero si ganamos, sigamos adelante con la gente para seguir trabajando y profundizando las grandes transformaciones que requiere la Patria”.

Ese es un resultado poco probable dado que el asediado presidente venezolano apuntó las probabilidades a su favor, eliminando efectivamente a la oposición de la contienda y amenazando a los más vulnerables para que votaran el día de las elecciones.

¿Qué significa para la oposición?

Nicolás Maduro

Mientras Maduro se prepara para hacerse cargo del último organismo elegido democráticamente en Venezuela, todavía no está claro qué significa esto para el reclamo de Gaidó a la presidencia.

Algunos de sus aliados dicen que seguirá siendo el presidente interino de Venezuela, cargo para el que fue designado en virtud de la Constitución venezolana después de que las elecciones presidenciales de 2018 le dieran a Maduro un segundo mandato. Los resultados de la votación fueron ampliamente descartados como fraudulentos por la Unión Europea, Estados Unidos, la Organización de Estados Americanos y otros grupos.

Casi dos años desde que comenzó su camino para derrocar al gobierno de Maduro, Guaidó parece haber perdido parte del apoyo de muchos que todavía quieren que el país cambie.

“La gente no siente que él representa una solución”, dijo a CNN un líder sindical pro-oposición. “Y lo que la gente necesita son soluciones”.

Para más noticias diarias, visite Spanishnews.us

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *