Latest Post

📰 Biden nombrará pronto al sucesor de Breyer en la Corte Suprema 📰 Generación X, te veo: 5 consejos financieros para una generación olvidada

Los científicos saben que los billones de bacterias y otros microbios que viven en nuestros intestinos juegan un papel importante en la salud, lo que influye en nuestro riesgo de desarrollar obesidad, enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2 y una amplia gama de otras afecciones. Pero ahora, un gran estudio internacional nuevo ha descubierto que la composición de estos microorganismos, conocidos colectivamente como nuestros microbiomas, está determinada en gran medida por lo que comemos.

Al analizar las dietas, la salud y los microbiomas de más de mil personas, los investigadores encontraron que una dieta rica en alimentos integrales y densos en nutrientes apoyaba el crecimiento de microbios beneficiosos que promovían la buena salud. Pero comer una dieta llena de alimentos altamente procesados ​​con azúcares agregados, sal y otros aditivos tuvo el efecto opuesto, promoviendo microbios intestinales que estaban relacionados con una peor salud cardiovascular y metabólica.

Los investigadores encontraron que lo que las personas comían tenía un impacto más poderoso en la composición de sus microbiomas que sus genes. También descubrieron que una variedad de alimentos vegetales y animales estaban relacionados con un microbioma más favorable.

Un factor crítico fue si las personas consumían alimentos altamente procesados ​​o no. Las personas que tendían a comer alimentos mínimamente procesados ​​como verduras, nueces, huevos y mariscos tenían más probabilidades de albergar bacterias intestinales beneficiosas. El consumo de grandes cantidades de jugos, bebidas endulzadas, pan blanco, granos refinados y carnes procesadas, por otro lado, se asoció con microbios relacionados con una mala salud metabólica.

“Se remonta al antiguo mensaje de comer tantos alimentos integrales y sin procesar como sea posible”, dijo la Dra. Sarah E. Berry, científica en nutrición del King’s College London y coautora del nuevo estudio, que fue publicado Lunes en Nature Medicine. “Lo que esta investigación muestra por primera vez es el vínculo entre la calidad de los alimentos que comemos, la calidad de nuestros microbiomas y, en última instancia, nuestros resultados de salud”.

Los hallazgos podrían algún día ayudar a los médicos y nutricionistas a prevenir o quizás incluso tratar algunas enfermedades relacionadas con la dieta, permitiéndoles prescribir dietas personalizadas a las personas en función de la composición única de sus microbiomas y otros factores.

Muchos estudios sugieren que no existe una dieta única que funcione para todos. El nuevo estudio, por ejemplo, encontró que si bien algunos alimentos eran generalmente mejores para la salud que otros, diferentes personas podrían tener respuestas metabólicas tremendamente diferentes a los mismos alimentos, mediadas en parte por los tipos de microbios que residen en sus intestinos.

“Lo que encontramos en nuestro estudio fue que la misma dieta en dos personas diferentes no conduce al mismo microbioma y no conduce a la misma respuesta metabólica”, dijo el Dr. Andrew T. Chan, coautor de la estudio y profesor de medicina en la Escuela de Medicina de Harvard y el Hospital General de Massachusetts. “Hay mucha variación”.

Los nuevos hallazgos provienen de un estudio internacional de nutrición personalizada llamado Predict, que es el proyecto de investigación más grande del mundo diseñado para analizar las respuestas individuales a los alimentos. Iniciado en 2018 por el epidemiólogo británico Tim Spector, el estudio ha seguido a más de 1,100 adultos en su mayoría sanos en los Estados Unidos y Gran Bretaña, incluidos cientos de gemelos idénticos y no idénticos.

Los investigadores recopilaron datos sobre una amplia gama de factores que influyen en el metabolismo y el riesgo de enfermedad. Analizaron las dietas, los microbiomas y la grasa corporal de los participantes. Tomaron muestras de sangre antes y después de las comidas para observar sus niveles de azúcar en sangre, hormonas, colesterol e inflamación. Controlaron su sueño y actividad física. Y durante dos semanas les hicieron usar monitores de glucosa continuos que rastreaban sus respuestas de azúcar en sangre a diferentes comidas.

Los investigadores se sorprendieron al descubrir que la genética desempeñaba solo un papel menor en la configuración del microbioma de una persona. Se encontró que los gemelos idénticos compartían solo el 34 por ciento de los mismos microbios intestinales, mientras que las personas que no estaban emparentadas compartían alrededor del 30 por ciento de los mismos microbios. En cambio, la composición del microbioma de cada persona parecía estar impulsada más por lo que comían, y los tipos de microbios en sus intestinos desempeñaban un papel importante en su salud metabólica.

Los investigadores identificaron grupos de los llamados chinches intestinales buenos, que eran más comunes en personas que consumían una dieta diversa rica en plantas con alto contenido de fibra, como espinacas, brócoli, tomates, nueces y semillas, así como alimentos de origen animal mínimamente procesados ​​como pescado y yogur desnatado. También encontraron grupos de insectos intestinales “malos” que eran comunes en personas que consumían regularmente alimentos altamente procesados. Un denominador común entre los alimentos muy procesados ​​es que tienden a contener muy poca fibra, un macronutriente que ayuda a nutrir los microbios buenos en el intestino, dijeron los investigadores.

Entre las cepas “buenas” de microbios intestinales se encuentran Prevotella copri y Blastocystis, ambas asociadas con niveles más bajos de grasa visceral, del tipo que se acumula alrededor de los órganos internos y que aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca. Estos microbios también parecieron mejorar el control del azúcar en sangre, un indicador del riesgo de diabetes. Otros microbios beneficiosos se asociaron con una inflamación reducida y picos más bajos en los niveles de grasa y colesterol en sangre después de las comidas, todos los cuales desempeñan un papel en la salud cardiovascular.

El nuevo estudio fue financiado y apoyado por Zoe Global, una empresa de ciencias de la salud, así como por Wellcome Trust, una organización sin fines de lucro británica, y varios grupos de salud pública.

El Dr. Berry dijo que los hallazgos sugieren que al observar los perfiles del microbioma pueden identificar a las personas con alto riesgo de desarrollar enfermedades metabólicas e intervenir desde el principio. Ella y sus colegas ahora están planeando un ensayo clínico que probará si decirle a las personas que cambien alimentos específicos en sus dietas puede alterar los niveles de microbios buenos y malos en sus intestinos y, posteriormente, mejorar su salud.

“Creemos que hay muchos pequeños cambios que las personas pueden hacer y que pueden tener un gran impacto en su salud que podrían estar mediados a través del microbioma”, dijo.

Para más noticias diarias, visite Spanishnews.us

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *