Los trabajadores de Frito-Lay en huelga exigen mejores horas

Los trabajadores de Frito-Lay en huelga exigen mejores horas

Cientos de trabajadores que elaboran Cheetos, papas fritas Lays y otros bocadillos populares en una planta de Frito-Lay en Topeka, Kansas, han estado en huelga desde el 5 de julio, protestando por lo que ellos llaman “turnos suicidas” y otras malas condiciones laborales.

Los trabajadores, que son miembros del Sindicato Internacional de Trabajadores de Panadería, Confitería, Tabaco y Molineros de Granos, Local 218, dijeron que habían sido llevados al agotamiento y que la empresa se había negado a atender sus preocupaciones.

“Esta huelga es más que salarios y beneficios”, dijo Anthony Shelton, presidente internacional del sindicato, en un comunicado. “Se trata de la calidad de vida de estos trabajadores y sus familias”.

Shelton dijo que, a pesar de las advertencias a la gerencia de Frito-Lay durante la última década, los trabajadores se habían visto obligados a trabajar los siete días de la semana, hasta 12 horas por turno. Muchos de los más de 800 trabajadores de la planta, dijo, solo habían tenido descansos de ocho horas entre turnos, lo que les dejaba poco tiempo para ver a sus familias, hacer mandados o dormir bien por la noche.

Los trabajadores han llamado a estos turnos dobles o triples “turnos suicidas” y los han culpado a la falta de personal, que, según dijeron, Frito-Lay podría abordar fácilmente sin perjudicar los resultados de la empresa. Frito-Lay es una división de PepsiCo, que recientemente informó de un gran aumento en los ingresos en sus negocios de bebidas y bocadillos en el segundo trimestre.

El gigante de alimentos y bebidas, que alberga a Pepsi, Mountain Dew y Doritos, dijo en julio que sus ingresos netos en el trimestre aumentaron un 20,5 por ciento a 19.200 millones de dólares respecto al año anterior.

“El sindicato ha pedido repetidamente a la empresa que contrate más trabajadores y, sin embargo, a pesar de las ganancias récord, la dirección de Frito-Lay ha rechazado esta solicitud”, dijo Shelton.

Mientras la huelga continuaba el jueves, ambas partes parecían estar trabajando hacia una resolución.

Andy Sánchez, secretario ejecutivo y tesorero de la AFL-CIO del estado de Kansas, dijo que había escuchado de los trabajadores en huelga el jueves que el sindicato había llegado a un “acuerdo tentativo” con Frito-Lay que estaba programado para una votación de los miembros el viernes.

“Sólo queda por ver si pasará o no”, dijo.

Una portavoz del sindicato de trabajadores de panadería, confitería, tabaco y molineros de granos declinó hacer comentarios el jueves.

Frito-Lay dijo en un comunicado el jueves que había pasado los últimos tres días revisando conjuntamente los términos de una oferta anterior y se había “alineado con una nueva oferta que abordará mejor las preocupaciones de los empleados sobre los días libres garantizados y creará oportunidades adicionales para el sindicato”. para participar en la dotación de personal y las horas extraordinarias “.

“Es importante destacar que la oferta revisada incluye una vez más aumentos salariales generales para los empleados en todas las clasificaciones laborales”, dijo la compañía. “Creemos que esta oferta aborda los problemas más urgentes planteados por nuestros empleados, y creemos que representa un beneficio mutuo tanto para el sindicato como para Frito-Lay”.

Dijo que no podía dar a conocer los detalles de la oferta, a pedido del sindicato, pero instaba a los trabajadores a ratificar la propuesta para que puedan regresar a la planta.

Frito-Lay también calificó las afirmaciones del sindicato sobre las horas de trabajo en la planta como “extremadamente exageradas”.

De unos 850 empleados en Topeka, solo 20 tenían un promedio de más de 60 horas por semana, dijo la compañía. Dijo que sus registros indicaban que 19 empleados trabajaron 84 horas en una semana laboral determinada este año, y 16 de ellos se habían ofrecido como voluntarios para realizar horas extra. Solo tres de los 19 habían tenido que trabajar, dijo la compañía.

Frito-Lay emplea a más de 66.000 personas y la huelga es la primera en una de sus plantas en tres décadas, según la empresa.

De aproximadamente 850 empleados de fabricación y almacén que forman parte de la unidad de negociación en huelga, unos 300 han ejercido su derecho legal a seguir trabajando, dijo la compañía.

Los salarios por hora en la planta oscilan entre $ 18,35 y $ 36,91 por hora, según la empresa. Frito-Lay dijo que su oferta al sindicato el 1 de julio requería un contrato de dos años con un aumento salarial del 4 por ciento para todas las clasificaciones laborales durante el período.

Sin embargo, muchos de los trabajadores “desearon poder hacer más” para proteger a los empleados de las horas extras forzadas y aumentar los salarios, dijo Sánchez.

Los líderes sindicales se han quejado de que los trabajadores ingresan a la planta sin la capacitación adecuada, lo que, según ellos, sugiere que la empresa no se está tomando en serio las precauciones de seguridad.

En la línea de piquete, los trabajadores en huelga han sostenido carteles que decían: “Horas extras forzadas = Sin tiempo en familia” y “¡Los accionistas no fabrican papas fritas, los empleados sí!”

“Los salarios han estado estancados durante mucho, mucho tiempo y esto ha llegado al punto en que los trabajadores simplemente han tenido suficiente”, dijo Sánchez. “Fueron llevados al límite”.

Para más noticias diarias, visite Spanishnews.us

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *