Los impuestos corporativos son impuestos sobre el patrimonio

Los impuestos corporativos son impuestos sobre el patrimonio

La principal causa de la caída radical de las tasas impositivas para los estadounidenses muy ricos durante los últimos 75 años no es la que mucha gente adivinaría. No se trata de impuestos sobre la renta más bajos (aunque ciertamente juegan un papel), y no se trata de impuestos patrimoniales más bajos (aunque también son importantes).

La mayor bendición fiscal para los ricos ha sido la fuerte caída de la tasa impositiva corporativa.

En las décadas de 1950, 1960 y 1970, muchas corporaciones pagaron aproximadamente la mitad de sus ganancias al gobierno federal. El dinero ayudó a pagar el ejército estadounidense y las inversiones en carreteras, puentes, escuelas, investigación científica y más. “Un pequeño secreto sucio”, dijo una vez Richard Clarida, un economista que ahora es el vicepresidente de la Reserva Federal, “es que el impuesto sobre la renta de las empresas solía recaudar una buena cantidad de ingresos”.

Sin embargo, desde mediados del siglo XX, los políticos de ambos partidos políticos han apoyado recortes en la tasa de impuestos corporativos, a menudo bajo un intenso cabildeo de las corporaciones estadounidenses. Los recortes han sido tan grandes, incluida la reforma fiscal de 2017 del presidente Donald Trump, que al menos 55 grandes empresas pagaron cero impuestos federales sobre la renta el año pasado, según el Instituto de Política Fiscal y Económica. Entre ellos: Archer-Daniels-Midland, Booz Allen Hamilton, FedEx, HP, Interpublic, Nike y Xcel Energy.

“En este momento, Estados Unidos recauda menos ingresos por impuestos corporativos como parte de la producción económica que casi todas las demás economías avanzadas”, escriben Alan Rappeport y Jim Tankersley de The Times.

La justificación de los recortes de impuestos a menudo ha sido que la economía en su conjunto se beneficiará, que los impuestos corporativos más bajos conducirían a expansiones de empresas, más empleos y mayores ingresos. Pero no ha funcionado de esa manera. En cambio, el crecimiento económico ha sido mediocre desde la década de 1970. Y los ingresos han crecido incluso más lentamente que la economía para todos los grupos, excepto los ricos.

La economía estadounidense resulta no funcionar muy bien cuando las tasas impositivas para los ricos son bajas y la desigualdad es alta.

Los impuestos corporativos son una parte tan importante de los impuestos generales que pagan los ricos porque muchas de sus tenencias tienden a ser acciones. Y como propietarios de empresas, efectivamente pagan impuestos corporativos. La mayor parte de sus ingresos no proviene de un salario o bonificación; proviene de los rendimientos de su riqueza.

“En efecto, el único impuesto considerable para estos multimillonarios es el impuesto corporativo que pagan a través de sus empresas”, Gabriel Zucman, me dijo un economista y especialista en impuestos de la Universidad de California, Berkeley. “La principal razón por la que el sistema fiscal estadounidense era tan progresivo antes de la década de 1980 es por los fuertes impuestos sobre las ganancias corporativas”.

El presidente Biden ahora está tratando de revertir parte (pero de ninguna manera toda) de la disminución de los impuestos corporativos. Su plan elevaría la tasa impositiva corporativa, castigaría a las empresas que trasladan sus ganancias al extranjero e introduciría una regla destinada a evitar que las empresas paguen impuestos cero, entre otras cosas. El dinero ayudaría a pagar su plan de infraestructura. “Es honesto, justo, fiscalmente responsable y paga por lo que necesitamos”, dijo Biden ayer en la Casa Blanca.

Los expertos y críticos ya están planteando preguntas legítimas sobre su plan, y claramente habrá un debate al respecto. Biden dijo que estaba abierto a compromisos y otras ideas.

Pero una parte de la crítica es claramente incompatible con los hechos: la disminución a largo plazo de los impuestos corporativos no parece haber proporcionado muchos beneficios a la mayoría de las familias estadounidenses.

Para más: Si aún no ha escuchado el episodio de ayer de “The Daily”, en el que Jesse Drucker explica cómo Bristol Myers Squibb ha evitado los impuestos, lo recomiendo.

Vidas vividas: A finales de la década de 1950, Lois Kirschenbaum era un elemento básico de la ópera de Nueva York, donde su constante deseo de estar detrás del escenario la ayudó a entablar amistad con algunas de las estrellas más importantes de la industria. Murió a los 88 años.

“El amor es algo resbaladizo e intangible”, escribe la novelista Celeste Ng en un ensayo para The Times.

Se captura en momentos tan llamativos como ordinarios: los padres conducen una hora y media para visitar a los niños y reponer su refrigerador; una pareja joven en moto por la noche; un niño dormido rodeado de dinosaurios de juguete.

A raíz del aumento de la violencia y el acoso contra los asiáticos en los EE. UU., Casi 30 fotógrafos asiáticos y asiático-estadounidenses compartieron cómo se ve el amor en sus vidas.

Las fotos provienen de Oregón, Hawái, Georgia, Taiwán, Japón y más allá. Hay destellos de comida, mensajes de texto y correos electrónicos de amigos, seres queridos que se quedan dormidos: las “cosas pequeñas, cotidianas y mundanas que se suman a lo que he llegado a entender como amor”, como escribe An Rong Xu, un fotógrafo.

Tómese su tiempo con el ensayo fotográfico aquí.

El salmón tierno en sartén se cocina rápidamente. Para obtener más inspiración a la hora de la cena, consulte las 17 mejores recetas que preparó el equipo de cocina del NYT el mes pasado.

Hazte amigo de los hongos, tanto los que siembras como los que parecen aparecer por sí solos.

“First Person Singular”, la nueva colección de historias de Haruki Murakami, permite que la “propia voz del autor, o lo que suene como su propia voz, maravillosamente traducida por Philip Gabriel, entre en las narrativas”, escribe David Means en una reseña.

Los presentadores de la noche hablaron sobre el representante Matt Gaetz.


Gracias por pasar parte de la mañana con The Times. Nos vemos mañana. – David

PS La ciudad de Nueva York cambió el nombre de Longacre Square a Times Square, en honor al traslado de The New York Times al área, hoy hace 117 años. Una historia del Times predijo inmodestamente, pero correctamente, que el nuevo nombre “no era probable que se olvidara”.

Puede ver la portada impresa de hoy aquí.

El episodio de hoy de “The Daily” trata sobre el juicio de Chauvin. En “Sway”, Diana Trujillo analiza el futuro de los viajes espaciales.

Lalena Fisher, Ian Prasad Philbrick, Tom Wright-Piersanti y Sanam Yar contribuyeron a The Morning. Puede comunicarse con el equipo en [email protected].

Regístrese aquí para recibir este boletín en su bandeja de entrada.

Para más noticias diarias, visite Spanishnews.us

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *